…desesperante…

…sé a ciencia cierta que esta entrada creará ampollas…

Es de protesta y los habrá que estén de acuerdo conmigo y los habrá que no.

Ayer estuve de rebajas. Las tiendas atacadas de carteles con un 70% y de gente buscando el gran chollo. Las colas en algunos sitios interminables pero por la ineficiencia de los responsables de las cajas.

Desesperante cuando se ponen entre ellos de conversación, desesperante cuando se tocan y se retocan el pelo mascando chicle como si una llama de los Andes fueran, doblan la ropa a cámara lenta como si les fueran a dar un premio por ello, para abrir la bolsa dos horas y sólo les falta mojarse los dedos para hacerlo como cuando antiguamente se hacía para contar los billetes…y ya si es un cambio muérete, llaman en plan interesante por el pinganillo al responsable de turno diciendo: “Fulanita, un cambio” Estresante.

La gente no para de resoplar, está cansada , molesta, no tienen todo el tiempo del mundo ( yo por lo menos no). La gente que espera no sabe que no tengo por qué sentir ni la respiración, ni el olor, ni sus ojos clavados en mi hombro. Si intento meterme la mano en el bolsillo fijo que le doy con el codo…hay que pegarse tanto? Qué indiscreta es la gente de verdad.

Y si preguntas olvídate de una respuesta, de ayuda y por supuesto de que te miren a la cara…

Que no pasa en todas las tiendas….evidentemente y gracias a Dios no.

Que no todos son así, tampoco. Por fin entré en Stradivarius y la cajera era tan rápida, tan buena y tan amable que tuve que decírselo.

Aquí va mi protesta. En los tiempos que corren, la crisis y con la cantidad de gente que hay en el paro…sólo los mejores deberían estar ahí. Sólo los que sonríen, los eficientes, los educados, los rápidos, los que tienen alma y no horchata! Los demás que espabilen! Que así nos va!

Un beso apretao…

Anuncios